Mitología

Yggdrasil y sus Criaturas

yggdrasil, arbol de la vida

Todos hemos aprendido que vivimos en un sistema solar con numerosos planetas. Pero lo que para nosotros es el sistema solar, para los antiguos nórdicos era el Yggdrasil. Descubre todo acerca de El Árbol de la Vida y todas las criaturas que en él hacen vida.

¿Qué es Yggdrasil?

yggdrasil

En la mitología nórdica, el Yggdrasil o Árbol de la Vida está representado por un fresno perenne que sostiene y conecta cada uno de los nueve reinos o mundos por los cuales se dice que Odín pasó antes de que le fuese desvelado el secreto de las runas.


Este árbol se divide en tres partes, Niflheim (raíz), Midgard (tronco) y Asgard (copa). En cierto modo, estas tres partes podrían representan el inframundo, la tierra y el cielo.


Según los mitos, del árbol nace la fuente que llena el pozo del conocimiento que es custodiado por Mímir.


Vida del Yggdrasil

El Árbol de la Vida está lleno de criaturas diferentes unas de otras. En este árbol nos podemos encontrar con seres tan diversos que van desde una ardilla hasta un dragón. Esta amplia gama de vidas nos deja con una interesante fauna alrededor de Yggdrasil.

El Águila Sin Nombre y el Halcón

Veðrfölnir

Veðrfölnir es un halcón que está sentado entre los ojos del Águila sin Nombre que, a su vez, está sentada en la copa de Yggdrasil. El Águila sin Nombre cuenta con mención en la Edda poética y la Edda prosaica.

Mientras que Veðrfölnir sólo cuenta con mención en la Edda prosaica. El Águila sin Nombre y Veðrfölnir participan en el juego de los cotilleos de Ratatösk entre el dragón Níðhöggr y las dos aves.

Níðhöggr

Níðhöggr

Es un poderoso dragón que ronda el Niflheim por donde pasa una de las raíces del Yggdrasil. Este se dedica a mordisquear, sin cesar, la raíz del árbol hasta que llegue el Ragnarök y todo se destruya sin vuelta atrás.

También se dice que este dragón, tras el Ragnarök, se dedicará a atormentar a las almas que queden en el Niflheim. Su nombre, Níðhöggr, se puede traducir como (el que golpea lleno de odio).

Ratatösk

Ratatösk

Otra de las criaturas con las que nos podemos topar en el Árbol de la Vida tiene mucha relación con las dos anteriores de las que hemos hablado. Es una ardilla, llamada Ratatösk, que se dedica a corretear de un extremo al otro del árbol para llevar mensajes y cotilleos entre el águila sin nombre y el dragón Níðhöggr, con la esperanza de generar confusión y trifulcas.

Heimdal

Es el hijo de Odín y nueve gigantas que le alimentaron y nutrieron a base de sangre de jabalí. Heimdal es un dios protector dentro de la mitología nórdica. Y cuenta con grandes habilidades como una vista aguda como la de un halcón, un oído tan fino que podía oír la hierva crecer y podía permanecer numerosos días sin dormir ni un solo segundo.

Todo esto le valió la tarea de proteger Asgard, el Bifros (el arco iris y puente que conectaba Midgard con Asgard y por el que sólo los dioses podían transitar. En ocasiones se ha asociado a este puente con la Vía Láctea) y, en general, el Árbol de la Vida que era incesantemente atacado por Níðhöggr y unos gusanos que trataban de devorar las raíces del árbol para derrocar, así, a los dioses que este representaba.

Nornas

Nornas

Aunque según las Eddas hay muchas Nornas menores, sólo hay tres Nornas principales. Estas son: Urðr (lo que ha ocurrido), Verðandi (lo que ocurre ahora) y Skuld (lo que debería suceder).

A esta última también se la puede ver haciendo de Valquiria. El hogar de las Nornas son las raíces de Yggdrasil, desde ahí tejen los hilos de la vida de cada persona en su telar respectivo.

E incluso los mismísimos dioses disponen de un tapiz que las Nornas ocultan de su vista. La longitud de los hilos de cada persona delimita el tiempo de la vida de la misma.

Algo interesante es que la Nornas también aparecen, con distinto nombre, en la mitología griega como las Moiras y para los romanos como las Parcas. Las Nornas también se dedican a cuidar el Yggdrasil, regándolo con el agua y la arcilla proveniente del pozo del Urd.

Dáinn, Dvalinn, Duneyrr y Duraþrór

Son cuatro hermosos ciervos de los que se dice que son las almas de cuatro enanos que adoptaron esta forma para lograr alcanzar las ramas del Yggdrasil.

Estos cuatro ciervos se encuentran pastando, tranquilamente, bajo las ramas de Yggdrasil. Se menciona a estas criaturas en la Edda poética.

¿Qué más leer?

Si te ha gustado este artículo sobre Yggdrasil y las criaturas que en él habitan, te recomendamos que continúes leyendo sobre esta interesante mitología y, en especial, sobre otra impresionante criatura llamada Jörmundgander.