Piedras Gemas Minerales

Turquesa. Para Sanar la Mente y el Espíritu

La Turquesa es un mineral muy beneficioso y ha sido apreciado en multitud de culturas a lo largo de la historia. Te lo contamos todo.

Etimología

El nombre de este mineral viene del francés, y su significado es piedra turca. ¿Por qué lo bautizaron así? Porque el descubrimiento de esta piedra fue en Irak, en la ruta desde Europa a Turquía. Pero curiosamente, en Turquía no existen yacimientos conocidos de esta piedra.

Características físicas

La Turquesa es un mineral de dureza 5-6 en la escala se Mosh. Y es un mineral de clase 8 según la clasificación de Strunz. Con un color que varia entre el azul y el azul verdoso, es una piedra muy popular, aunque no muy abundante. Hay yacimientos en:

  • Alemania,
  • Polonia,
  • Rusia,
  • Irán,
  • Egipto,
  • Estados Unidos,
  • y China.

Su color azul se debe al contenido en cobre que posee. Mientras que el tono verde podría ser el resultado de impurezas de hierro o de la deshidratación.

Se compone de fosfato de calcio (apatito), y sulfuro de cobre-hierro (calcopitita). 

La piedra puede cambiar de color por diferentes motivos como, por ejemplo: por la luz que recibe o por una reacción química provocada por el uso de cosméticos, el polvo o la acidez de la piel.

La Piedra Turquesa en Otras Culturas

turquesa

Es una piedra bastante antigua y muy apreciada en muchas culturas desde la antigüedad. Considerada como piedra sagrada, portadora de buena fortuna y utilizada como talismán.

Por ejemplo, en Egipto, en la india, en Mesopotamia, en Persia y, posteriormente, en Europa se utilizaba como ornamento. Por su parte, los aztecas, los aztecas la utilizaban junto con otros minerales como el oro, el cuarzo, la malaquita, el azabache, el jade, el coral o en unión con conchas en objetos tales como mascaras, cuchillos, escudos… Algunos de estos objetos, probablemente, eran ceremoniales.

Su uso como amuleto era muy popular entre algunos de los pueblos indo-americanos, como los navajos o los apaches.

En Persia, fue la piedra nacional durante milenios. Y se utilizaba para decorar toda clase de objetos, desde bridas hasta mezquitas. Y se usaba, asimismo, en colgantes y pulseras como protección contra la muerte no natural

Se pensaba que si el tono de la piedra cambiaba, el portador tenía motivos para temer un peligro inminente o una muerte cercana.

En Tíbet y en Mongolia se lleva utilizando esta piedra desde hace generaciones.

En Egipto decoraban los objetos y ornamentos de tumbas con incrustaciones de turquesa.

En Arabia llamaban a este mineral “piedra de la suerte” y los turcos decían que protegía a los jinetes de las caídas. La llamaban “talismán del jinete“.

La llevaban como colgante, junto con incrustaciones de oro. Y. también, en las riendas del caballo para protegerlo.

Dato curioso. En la antigüedad también se pensaba que la Turquesa cambiaba de color según el estado de ánimo de la persona que la llevaba.

Como hemos podido ver, la piedra Turquesa es considerada poderosa y protectora desde hace siglos. En la actualidad, este mineral se sigue utilizando para mejorar muchos aspectos de la vida.

Propiedades Mágicas de la Turquesa

La Turquesa es una piedra que sana la mente y el espíritu, aportando bienestar y protección.

Se utiliza como amuleto, ya que protege a aquel que la porta. Además, favorece la comunicación con el mundo físico y el espiritual.

La piedra Turquesa purifica y disipa las energías negativas y las vibraciones electromagnéticas que nos perjudican.

Además, te aporta claridad mental, transmite calma, estabiliza y equilibra el estado emocional y aporta paz interior.

Como Usar la Piedra Turquesa

turquesa

Tener objetos decorados con Turquesas en nuestro hogar atraerá todos los beneficios que hemos mencionado antes. Protegerá nuestro hogar de malas influencias, atraerá paz y colmará nuestro hogar de alegría.

Al igual que portar colgantes, pendientes, pulseras o anillos que tengan esta piedra, nos protegerá a nosotros, nos traerá buena suerte, alegría, equilibro emocional y paz interior.

Si se pone una piedra de Turquesa sobre el chakra Ajna (que se ubica en el tercer ojo), fomenta la intuición.

En cambo, si la ponemos el chakra Vishuddha (situado en la garganta), ayuda a liberar las inhibiciones y las prohibiciones que nos ponemos a nosotros mismos, que sólo están en nuestra mente y que truncan nuestras vidas.

También se dice que la Turquesa puede potenciar el amor en la pareja y la armonía en el hogar. La forma de lograr este objetivo es regalar una piedra Turquesa a tu pareja y esta piedra fomentará la unión entre las dos almas.

La piedra Turquesa promueve y facilita el proceso creativo y ayuda a la concentración. Por esta razón, es beneficioso que los artistas tengan cerca una piedra Turquesa cuando estén trabajando. Y por la misma razón, es una piedra muy apropiada para las personas que acostumbran a meditar.