Adivinación

Runas. Adivinación y Protección

runas

Darán respuestas a todas tus preguntas, te orientarán en tu camino y te aconsejarán a la hora de elegir entre las diferentes posibilidades que se presenten ante ti.

Deja que las Runas te acompañen.

¿Qué son las Runas?

La palabra Runa proviene del idioma gótico (lengua muerta germánica hablada por los antiguos godos) y significa: misterio, secreto.

Desde el principio, principio que se pierde -como les ocurre a tantas artes adivinatorias: Tarot, I-Ching, Cafeomancia…- en la noche de los tiempos, pues no se ha podido llegar a un consenso sobre la fecha real de su aparición, se utilizaron para leer la suerte, para predecir el futuro y para invocar a los Dioses.

Las Runas, entre los antiguos países nórdicos, celtas y germánicos, se encontraban integradas en todos los aspectos de su vida.

Como alfabeto (el Futhark, por el nombre de sus seis primeras letras) era utilizado para escribir sortilegios, invocaciones y protecciones tanto en los enseres de uso cotidiano como en las puertas de entrada de las casas. También se grababan en espadas y lanzas y, asimismo, en las naves con las que surcaban los mares.

Y, por supuesto, tallados de forma individual cada uno de los símbolos que componen este alfabeto en pequeñas piedras o cantos rodados, trozos de madera o hueso a fin de poderlos utilizar como método adivinatorio.

Las Runas Hoy

Las Runas para Adivinación y Protección
Las Runas para Adivinación y Protección

En la actualidad, las Runas son utilizadas, casi exclusivamente, como un método muy eficaz de predecir el futuro, aclarar nuestras dudas y pedir consejo y guía. Así como símbolo de protección.

Compuestas, hoy, por un conjunto de 25 piezas, 24 con caracteres o signos grabados sobre una de sus cara y otra pieza más completamente blanca que fue añadida con posterioridad, su número ha ido variando con el tiempo.

El material del que están fabricadas realmente no es importante. Y va más en función de los gustos, preferencias y sensibilidad de la persona que las va a utilizar. Hay quien las prefiere de madera, quien grabadas en piedra y quien en otros materiales.

Pero, lo realmente importante es que la persona que las vaya a utilizar se sienta verdaderamente cómodo e identificado con ellas cuando las maneje. Que sienta que, cuando las tenga en sus manos, se produce una conexión entre las Runas y ella.

Porque, como en las demás artes adivinatorias, si esa conexión no se produce, el Runemal no será efectivo.

¿Cómo es un Runemal, el Arte de Leer las Runas?

Cada Runa tiene un significado particular y propio que es clave a la hora de leerlas. Y una tirada puede realizarse de diferentes maneras, variando en la cantidad de runas que se extraen para su lectura y dependiendo de la pregunta y de la profundidad y extensión que se espera de la respuesta.

Así, una tirada de runas puede constar de 1, 3, 5, 9 o más piezas. Y también, dependiendo de la cantidad de runas sacadas, variará su colocación.

Una vez colocadas frente a la persona que va a realizar su lectura, y siempre que sea una tirada de más de una única runa, hay que tener en cuenta que su lectura se realiza de derecha a izquierda.

¿Qué podéis esperar de una tirada de Runas?

Si la tirada es con una sola runa, se obtendrá la respuesta a una pregunta concreta. Y según va aumentando el número de piezas del runemal, más profunda, amplia y completa será la respuesta.

El poder de las runas

En ella se explorará el pasado, el presente y el futuro, hasta llegar a ofrecer un panorama general de la situación y de las cosas que sucederán en el plazo de un año a partir del momento en el que se tiran, dividiéndolo en sectores como: familia, amor, ideales, relaciones, familia y trabajo.

En próximos artículos os iremos ampliando toda la información sobre las runas y el runemal.

Las diferentes formas de hacer las distintas tiradas, significados de cada una de las runas, interpretación del resultado, momentos del día y días más propicios para hacer las consultas según sea la pregunta que queréis formular… Así como el mejor modo de conservarlas, limpiarlas y consagrarlas.

De lo que podéis estar seguros es de que, tras una consulta con las runas, las dudas a vuestras preguntas habrán quedado despejadas y tendréis una visión de vuestro porvenir y de cómo enfrentarlo mucho más clara.