Esoterismo

Ninfas Griegas. Símbolo de la Naturaleza

ninfas griegas

En este artículo vamos a hablar sobre las Ninfas y descubriremos quiénes eran, cómo eran y a qué lugar pertenecían.

¿Qué son las Ninfas?

ninfas griegas

Las Ninfas son deidades femeninas menores de la naturaleza, que pertenecen al Folklore Griego Antiguo. A diferencia de las Diosas Griegas, se dice, y se cree, que estas criaturas, generalmente, son personificaciones de la Naturaleza.

Suelen estar “ligadas” a un sitio específico. Y, normalmente, siempre es a los escenarios más hermosos que la naturaleza pueda ofrecer.

Poseen una enorme belleza y un aspecto dulce y tímido. Pero son seres con una mente ingeniosa y ágil, muy inteligentes y mantienen su aspecto joven durante toda su vida.

Siempre se las suele representar como bellas doncellas por todo lo que hemos comentado en el punto anterior. Y también se dice que no eran inmortales, pero, sin embargo, vivían mucho más que los humanos.

Se dividen en varios subgrupos. Así, están las Oreads, que son las de las montañas, las Meliae, de los Fresnos, las Nereidas, las del mar y, por último, las Naiads, que son las Ninfas del agua dulce.

A menudo se pueden encontrar reflejadas en diferentes obras clásicas de arte, mitología, literatura y ficción

Desde la época Medieval, a veces se asocian o se confunden con las Hadas.

Religión Griega

ninfas griegas

La primitiva creencia Griega en las Ninfas perduró en muchas zonas de Grecia hasta los tempranos años del siglo XX, cuando se las solía conocer como Nereidas.

Normalmente, visitaban y paseaban por zonas y lugares alejados de los seres humanos. Pero, en ocasiones, se podían encontrar con personas que habían decidido viajar en soledad fuera de la aldea.

Por otra parte, los viajeros solitarios solían espiarlas, podían escuchar su música, observar sus danzas e, incluso, bañarse en los arroyos cercanos.

No importaba si era de día o de noche. Podían estar en un lugar determinado o aparecer de pronto en un momento dado. Estos encuentros entre humanos y Ninfas podían dar lugar a una serie de situaciones diversas, unas más positivas y otras menos.

Las Ninfas podían atraer y enamorar a los humanos. Pero, a pesar de lo que se pueda pensar, esto estaba muy lejos de ser un cuento de hadas, porque la mayoría de veces, el encuentro podía suponer un verdadero peligro.

Ya que, aparte de sentirse enamorados y hechizados por la increíble belleza de las Ninfas, estas también podían generar locura o derrames cerebrales a los humanos que se acercaban y caían en su hechizo.

Cuando los padres pensaban, sentían o creían que sus hijos habían sido afectados por la Nereida, lo que hacían era rezar a San Artemidos esperando que su hijo pudiera recuperarse y librarse del hechizo.

Antigua Mitología Griega

ninfas griegas

Las Ninfas siempre vivían y habitaban zonas que estaban completamente relacionadas con la Naturaleza y todo lo que con ella se vinculaba. Por ejemplo, solían vivir en bosques, manantiales, lugares o regiones montañosas…

A pesar de esos peligros de los que hemos hablado un poco más arriba, relativos al contacto entre ellas y humanos, en muchas ocasiones las Ninfas eran queridas y apreciadas. Incluso algunas Ninfas formaban parte del séquito de un dios como, por ejemplo, Hermes, Pan, Dionisio o la Diosa cazadora Artemisa.

Como ya hemos comentado, las Ninfas Griegas eran seres o espíritus que estaban, invariablemente, unidos a lugares específicos. Y, en muchas ocasiones, esto daba lugar a determinados mitos como, por ejemplo, el culto de Aretusa en Sicilia.

En algunas obras de poetas latinos, de educación Griega, las Ninfas fueron absorbiendo, gradualmente, a las divinidades indígenas Italianas de manantiales y arroyos como: Carmentis, Egeria, Fontus y Juturna.

Así mismo, las Linfas (originalmente llamadas Lumpae) eran las diosas del agua Italianas. Y debido al gran parecido entre sus nombres, las Linfas Italianas comenzaron a identificarse con las Ninfas Griegas.

Pero…

… Ya sean griegas, romanas, o de cualquier otro lugar, las Ninfas, así como de otros muchos seres ligados a la Naturaleza -seres que para unos pertenecen sólo y exclusivamente a los reinos de la mitología, las leyendas y los cuentos y, para otros, fueron y son totalmente reales-, ha dado lugar a numerosas obras artísticas en todas las épocas.

Y adentrarse en su estudio es verdaderamente fascinante.