Misterios

El Lago Titicaca

Lago Titicaca

El Lago Titicaca es un lugar enigmático, con una energía abrumadora. Sigue leyendo y descubre sus maravillas.

Características del Lago Titicaca

Lago Titicaca
Lago Titicaca, Perú

El lago Titicaca mide 8.300 kilómetros cuadrados, con lo que es el segundo lago más grande de América del Sur, después de Maracaibo.

Tiene una profundidad de unos 284 metros y se encuentra a 3.812 metros sobre el nivel del mar. Lo que lo convierta en el lago navegable más alto del mundo.

Está ubicado en la Cordillera de los Andes (América del Sur), Meseta del Collao, al sureste de Perú y al oeste de Bolivia. Justo en la frontera entre estos dos países.

Está rodeado por más de 25 ríos. Sus aguas son cristalinas y ligeramente salobres (entre 5,2 y 5,5 partes por 1.000). En ellas hay islas en las que, desde tiempos preincaicos, habitan los Aymaras y los Quechuas.

Algunas de las islas que se encuentran en el lago Titicaca son Amantani, Esteves, Chirita y Campanario en la parte del lago que pertenece a Perú. Y Campanario, Pariti, Isla de la Luna, Cojata y Chiquipa en la parte perteneciente a Bolivia.

Hasta ahora te hemos contado algunas de las características de este lago que atrae cada vez más turismo. Pero no es sólo por su belleza natural. Este fue, y sigue siendo, el hogar de algunas de las culturas más antiguas de la historia. Es un lugar mágico, centro de leyendas impresionantes y una energía bastante notable.

La Leyenda Inca Sobre el Lago Titicaca

Lago Titicaca

Esta leyenda cuenta que hace muchos siglos el lago no existía. En su lugar había un gran valle muy verde y fértil. Con el Sol y la lluvia necesarios para que las cosechas fructificasen sin problemas y no faltase el alimento.

Los Apus, los dioses de las montañas, cuidaban y protegían a los habitantes de aquel valle. Los humanos no conocían el odio ni los celos. Y aunque eran libres en todos los sentidos, había una única norma. No subir jamás a la cima de las montañas, donde había una hoguera con el fuego sagrado.

Durante muchos años, los seres humanos vivieron en paz y sin problemas de ningún tipo. Pero en el valle también habitaba un espíritu malvado, que sentía celos y rabia de la dicha en la que vivía el hombre.

Así que decidió convencer a los habitantes del valle para que subieran a las montañas. Un día, por medio de artimañas, logró que los humanos escalaran la montaña. Pero los Apus detuvieron la intrusión y mandaron cientos de pumas a que se comieran a todas las personas que habían desobedecido la única privación que sus dioses les habían puesto.

Cuando Inti, el Dios Sol, vio lo que había sucedido, comenzó a llorar sin descanso ni consuelo durante cuarenta días y cuarenta noches. Las lágrimas de Inti, que caían sin cesar sobre la tierra, comenzaron a acumularse creando un inmenso lago que inundó todo el valle y a sus habitantes.

Pero un hombre y una mujer pudieron salvarse subiéndose a una barca de junco. Ellos fueron testigos de todo lo sucedido y también vieron como los pumas que los Apus habían mandado como castigo, se convertían en roca y quedaban petrificados el fondo del lago.

Las Ruinas del Lago Titicaca

Lago Titicaca
Lago Titicaca, Bolivia

A partir del año 1999, se han realizado múltiples excursiones y han surgido interesantes descubrimientos. Como, por ejemplo, piezas de oro, metal y piedra o unas ruinas muy curiosas.

En estas ruinas podemos ver siete construcciones, cada una de unos 10 metros de largo y 5 de ancho. También hay 22 muros colocados de forma paralela y una calle empedrada.

Algunos creen que estas construcciones fueron un templo y creen que este templo data de hace unos 6.000 años. Lo que demostraría que en aquel tiempo, el nivel del agua del lago Titicaca era, por lo menos, 8 metros más bajo.

No muy lejos del lago Titicaca (a 15 kilómetros al sureste) se encuentran también los restos de la ciudad de Tiahuanaco, capital de Tiahuanacota, que fue centro de la civilización homónima (la civilización Tiahuanaco), poseedora de una tecnología avanzada para su tiempo.

La Energía del Lago Titicaca

Lago Titicaca

La energía que se respira y se siente en el lago Titicaca es única y muy profunda. Esta es la razón por la que muchas personas visitan este enigmático lago, para vivir experiencias espirituales.

Este lago es considerado sagrado desde hace cientos de años por los habitantes de la zona. Siglos de cultura y sabiduría ancestral se aglomeran es este lugar, que es uno de los puntos energéticos más poderosos de la tierra.

En lugares como este, uno puede parase un minuto, respirar, sentir las vibraciones que hay en el ambiente y reconectar con las fuerzas de la naturaleza y con la esencia de la vida.

Nuestro planeta Tierra es un lugar especial, lleno de rincones mágicos y especiales en donde uno puede crecer espiritualmente. Si quieres conocer algunos de ellos, te recomendamos que leas este artículo.