Terapias Alternativas

Homeopatía. La Sanación por lo Semejante

homeopatia

La Homeopatía es una práctica que se centra, al contrario que la medicina tradicional, o alopática, en tratar las enfermedades mediante sustancias que, a dosis no infinitesimales (como son las utilizadas en esta técnica), producirían los mismos síntomas y dolencias que sana.

Significado de la Palabra Homeopatía

homeopatia

Homeopatía, de las palabras griegas homoios, que significa “semejante” y pathos cuya traducción sería “lo que se padece”, tiene el significado de “tratamiento mediante semejantes”.

Es decir, que las enfermedades van a ser tratadas por medio de productos que, como decíamos al principio, a dosis diferentes de las que se utilizan en esta práctica, producirían los mismos síntomas e idénticas enfermedades.

De ahí la denominación de tratamiento por semejantes.

Al contrario que la medicina tradicional o medicina alopática (del griego alos, que significa “otros” y pathos, cuya traducción ya hemos visto) que trata las enfermedades con productos contrarios a los que, tomados, las provocarían.

Por lo que este término se puede traducir como: tratamiento mediante los contrarios.

Orígenes de la Homeopatía

homeopatia

La Homeopatía nace a finales del siglo XVIII de la mano del médico alemán Samuel Hahnemann que, desengañado con la práctica médica que se llevaba a cabo en su tiempo (de hecho, tal fue la decepción que sufrió que le llevó a dejar la practicar la medicina tradicional), se propuso encontrar una nueva forma de tratamiento.

En 1810, publicó su Órganon del Arte de Curar, donde se plasmaban los principios esenciales de la homeopatía.

Y entre 1811 y 1821, se publicaron, por primera vez, los seis volúmenes de la Materia Médica Pura. Libros en los que se recopilaban las propiedades curativas de los remedios utilizados, en aquella época, en esta práctica.

En el año 1830, la homeopatía se había extendido por toda Europa y América. Y, desde entonces, su difusión, aplicación y evolución la ha llevado hasta nuestros días.

Cómo Actúa la Homeopatía

De una forma básica y abreviada, se puede explicar la manera en la que la homeopatía actúa frente a las enfermedades y desórdenes que las personas sufren de la siguiente forma.

  • En cada paciente se puede encontrar una forma individualizada y particular de la enfermedad. Esta forma personal se describe mediante los síntomas que el paciente ha padecido desde que se inició la dolencia.
  • A partir de esta descripción de los síntomas, se prescribirá el remedio que, a dosis no infinitesimales, produciría los mismos síntomas en una persona sana.

Dilución y Dinamización

Estos dos conceptos fundamentales se pueden considerar como la base del éxito de la homeopatía. Sin ellos, realmente esta práctica no existiría.

Dilución

Es la cantidad de veces que el producto, o materia prima, del remedio se diluye en agua destilada, alcohol, lactosa o suero fisiológico. Dándose lo que, en principio, podría parecer una paradoja, pues cuanto más diluido se encuentre el producto, más eficaz es a la hora de administrarlo.

Dinamización

homeopatia

Es el proceso que se sigue entre cada dilución. Y se trata de proceder a la agitación del producto junto con el elemento en el que se diluye que, como hemos dicho, puede ser agua destilada, alcohol, lactosa o suero fisiológico.

Aquí nos encontramos con la segunda, podríamos decir, curiosidad que nos reserva la homeopatía.

Si no se realizase este paso, sin esa agitación de la dilución, curiosamente los remedios no tendrían el más mínimo efecto terapéutico.

Afecciones en las que Se Puede Utilizar la Homeopatía

homeopatia

Realmente, se puede recurrir a la homeopatía tanto en afecciones agudas como en crónicas porque, en ambas, es efectiva.

Desde los catarros, gripes o anginas puntuales hasta las dolencias que se lleva tiempo padeciendo pueden ser tratadas por medio de la homeopatía. En estas últimas, el tratamiento conseguirá, como mínimo, mitigar los dolores y las molestias que padece el enfermo.