Mitología Griega

El Minotauro Asterión

minotauro

El Minotauro. La legendaria criatura nacida del desagravio al dios Poseidón. La criatura entorno a la que gira la desgracia de Creta. Descubre cómo es que nació esta pintoresca criatura y cómo transcurre su historia.

Características y Curiosidades del Minotauro Cretense

minotauro

Es una criatura colosal, al igual que monstruosa, que se suele representar con un cuerpo corpulento y musculoso de hombre y con cabeza, cola y pezuñas de un imponente toro.

En el arte clásico no se le suele ver armado. Pero en el arte más moderno se le puede ver portando una amplia variedad de armas.

Otra de las versiones del aspecto del minotauro que se puede observar en algunas representaciones es la de un Minotauro con un mayor parecido al los Centauros, por tener de cintura para arriba cuerpo y cabeza de hombre y de cintura para abajo cuerpo de toro.

El nombre que se le atribuye al minotauro en Creta es Asterión. Este nombre lo comparte con otras entidades de la antigua Grecia y su mitología. Y el significado del nombre de minotauro es toro de Minos.

La idea de que los minotauros son una raza de híbridos entre humano y toro -y por lo tanto dando a entender que existían más de uno sólo- es moderna y proviene de la ficción fantástica del siglo 20, puesto que en la mitología griega, el único minotauro que existía era Asterión.

La creación del Monstruo de Creta

minotauro

Todo comienza cuando Minos, el nuevo rey de Creta, luchaba contra sus hermanos como gobernante de esta nación. Y para que se supiese que tenía el favor de los dioses, le rogó a Poseidón que le entregara un toro de color blanco inmaculado.

Minos prometió sacrificarlo en su honor. Pero una vez Poseidón le entrego el toro salido de los mares, el rey quedó prendado de la criatura.

Lo que le hizo traicionar el trato con Poseidón e intentar engañarle escondiendo el toro blanco entre los demás de su rebaño y sacrificar otro toro.

Poseidón, enfurecido por el intento de engaño, lo castigó haciendo que su esposa, Pasífae, se sintiera incontrolablemente atraída por el toro.

Esto llevó a Pasífae al punto de necesitar unirse al toro. Por lo que le pidió a Dédalo que le fabricara una vaca simulada y hueca, elaborada en madera, y cubierta de auténtica piel de vaca en la que poder introducirse y, así, tener la posibilidad de unirse con el toro.

Tras el coito, Pasífae quedo preñada del toro. Y de esta unión surgió la extraña criatura llamada Minotauro. Fruto de la unión de una humana y un toro.

Una vez la criatura había nacido, fue criada por su madre. Pero, según fue creciendo, comenzó a convertirse en una feroz bestia de gran tamaño que, dada su extraña naturaleza, no tenía una alimentación común. Por lo que, para alimentarse, devoraba humanos.

Por esto, Minos tuvo que pedirle consejo al Oráculo de Delfos, el cual le recomendó que encerrara a la criatura.

Minos, siguiendo el consejo del oráculo, le pedió a Dédalo que fabricara un descomunal laberinto del que fuera imposible escapar. Este laberinto se situó en knossos, cerca del palacio del rey cretense.

El Principio del Fin para el Minotauro

minotauro

El conflicto entre los Cretenses y los Atenienses, que daría por resultado la muerte de Asterión, el Minotauro, comenzó cuando el hijo de Minos, Androgeus, fue asesinado por los Atenienses que, corrompidos por la envidia que sentían por las victorias del hijo de Minos, llevaron a cabo el acto en el festival los Juegos Panatenaicos.

Según otro relato, el asesinato de Androgeus fue perpetrado en la ciudad de Maratón, a causa del antiguo amor de Pasífae, su madre, al toro de Creta.

Minos, enfurecido por el asesinato de su hijo, libero toda su ira contra los asesinos de su hijo en una guerra contra los atenienses. La cual libró y gano conquistando, a su vez, Mégara (ciudad de la periferia de Ática, Grecia).

Hay quienes dicen que Minos fue ayudado por la peste que azotó a los Atenienses.

Tras la arrasadora victoria de Minos, los atenienses se rindieron y tuvieron que acatar las exigencias del rey de Creta.

Entre éstas se encontraba la que pedía que 7 efebos y 7 de las mejores doncellas de Atenas fuesen entregadas al Minotauro cada 9 años para, así, saciar el hambre de la bestia.

Hay que tener en cuenta que la cantidad de años entre cada lapso de tiempo transcurrido de una entrega a otra de jóvenes atenienses varia mucho, como ya nos tiene acostumbrados la mitología griega, según diferentes autores y obras.

Aunque otra de las versiones que existe es la de Catulo en la que se explica que el rey Egeo estaba siendo castigado con la peste por el asesinato de Androgeus. Y que para evitar esa plaga, debía pagar con la vida de sus ciudadanos entregándolos al Minotauro para sustentar a la criatura.

Teseo Contra el Minotauro

minotauro

Respecto a cómo se dio el combate entre Teseo y el Minotauro hay, también, varias versiones diferentes. En una de ellas se dice que Teseo, una vez terminó de ayudar a su padre, Egeo, con los Palántidas, se enteró del horrible sacrificio que tenían que hacer los atenienses.

Y para liberarlos de la condena, decidió ir en el próximo sacrificio para, así, cuando se topase con la bestia cretense, matarla.

Pero, en otro de los relatos, se dice que Minos escogía personalmente a los que iban a ser sacrificados. Y sabiendo el cariño que tenía Egeo a su hijo Teseo, decidió arrancárselo de su lado entregándolo en sacrificio para el Minotauro, donde hallaría una muerte segura.

Una vez que Teseo llegó a Creta, junto con los otros 13 jóvenes atenienses, se encontró con Ariadna mientras él y el resto de los jóvenes eran presentados a Minos, rey de Creta.

Ariadna (hija de Minos) quedo prendada de Teseo, el cual había prometido que mataría a la bestia, le rogó que no se enfrentara a la terrible criatura. Pero Teseo convenció a Ariadna de que saldría victorioso.

Por la valentía y energía mostrada por el muchacho, Ariadna decidió ayudarlo como pudiese. Por lo que se las ingenio para encontrar una forma por la que Teseo, una vez hubiera matado al Minotauro, pudiera salir del laberinto.

Con la ayuda de Dédalo, descubrió que la forma de salir del laberinto era con la ayuda de un hilo atado en la puerta del mismo, pues así lo había diseñado Dédalo.

Así, con el auxilio de Ariadna y el hilo que le había proporcionado para que recordara el camino de regreso, Teseo entró en el laberinto, listo para enfrentarse a la temida bestia cretense, armado con la espada de su padre, Egeo, y con la que, finalmente, derrotaría a la criatura.

Tras su victoria, sacó a los demás atenienses del laberinto y regreso a su hogar, dejando a Ariadna en la isla griega de Naxos.

Teseo había prometido, como hemos visto antes, acabar con el Minotauro. Y antes de partir de su tierra hacia Creta dijo que si lo conseguía, a la vuelta izaría en la embarcación que lo llevaba de regreso velas blanca. Y que si, por desgracia, finalmente no conseguía matar al Minotauro, las velas de la embarcación serían de color negro.

Pero, por descuido, olvidó poner las velas blancas. Y cuando su barco asomaba por el horizonte, el acechante Egeo avistó, desde su mirador del cabo Sunión, las velas negras.

Esto hizo que, debido a la pena que Egeo sintió al pensar que su hijo había muerto, se lanzase al mar para morir. Desde ese momento, el mar Egeo recibió su nombre.

Esto hizo que Teseo, tras su victoria contra el Minotauro, se convirtiera en rey.