Literatura Sagrada

El Libro Sagrado de Los Mayas

El Libro Sagrado de Los Mayas

Descubre los misterios y conocimientos albergados en el libro sagrado más importante sobre el pueblo K´iche´, el Popol Vuh. Sus antiguos conocimientos te esperan…

Popol Vuh, el Libro Sagrado. ¿Qué es?

El Libro Sagrado de Los Mayas

Esta obra guarda una parte muy importante de la sabiduría y tradiciones mayas tanto en religión como en otros conocimientos como, por ejemplo, astrología, mitología, historia…

Así, el Libro Sagrado Popol Vuh es mucho más que sólo un libro religioso, es la recopilación de lo que fue la cultura maya y las costumbres de ese pueblo.


Dentro de todo el conocimiento que hemos dicho guarda esta obra, podemos encontrar la narración de la creación del mundo y cómo aconteció todo en el pasado hasta llegar al punto mismo en el que fue escrito.


Mediante leyendas e historias mitológicas que involucran a dioses y héroes del panteón maya, se explica, por ejemplo, la aparición de la Luna, el cómo los heroicos gemelos Hunahpú e Ixbalanqué desterraron a los “demonios” de la superficie terrestre y, además, trata en profundidad cómo los primeros dioses debatieron sobre la propia creación.

¿Quién fue el autor de este Libro Sagrado?

El Libro Sagrado de Los Mayas

No se sabe con exactitud, como suele ocurrir, quién fue el autor de esta obra. Pero una de las teorías más extendidas es que fue un indígena quiché, alrededor del 1550, que trascribió las narraciones orales de un anciano.

Aunque, evidentemente, esto no es más que una simple hipótesis. Lo que sí sabemos es quién fue la persona que transcribió y tradujo la obra del maya quiché al castellano. Y esta persona fue fray Francisco Ximénez. Aunque no sería él quien le diese el título por el que le conocemos hoy en día, sino que lo llamó: “Las historias del origen de los indios de esta provincia de Guatemala“.

Quien lo hizo fue el abate Charles Étienne Brasseur de Bourbourg. Este abate tradujo al francés el escrito original que sustrajo de la Universidad San Carlos de Guatemala para llevarlo a Europa donde lo traduciría y publicaría, en 1861, con el nombre de “Popol Vuh, le livre sacré et les mythes de l’antiquité américaine”.

Esto hizo que, desde los años subsiguientes hasta hoy, el Libro Sagrado Popol Vuh se conozca, únicamente, como Popol Vuh.

Es importante notar que, en las posteriores transcripciones del libro, se ha mantenido la estructura que el abate Charles Étienne le dio a la obra.

Y es importante este punto porque, como explicó el escritor guatemalteco Adrián Recinos, el escrito original no se dividía de ninguna forma, sino que su redacción fluía sin interrupciones, como el cauce de un río, desde el inicio hasta el fin.

Pero la estructura que hoy conocemos, dividiéndolo en cuatro partes y cada parte en capítulos, que el abate dio a la obra, se ha mantenido en las traducciones posteriores para facilitar, sobre todo, la comprensión de los lectores en caso de que se quiera hacer una comparativa de las transcripciones en los diferentes idiomas.

Un Pequeño Fragmento del Libro Sagrado

El Libro Sagrado de Los Mayas

Como ya os hemos comentado el Libro Sagrado Popol Vuh está repleto de conocimientos de la antigua cultura quiché. Pero para que este artículo no sea infinito, nos “guardaremos” las historias y conocimientos de la obra para futuros artículos.

Aunque sí os dejamos con un pequeño fragmento en el que habla del proceso de la creación.

La cita que a continuación os encontraréis trata, en concreto, de la creación de los primeros seres vivos tras la de las montañas y los ríos.

Luego hicieron a los animales pequeños del monte, los guardianes de todos los bosques, los genios de la montaña, los venados, los pájaros, leones, tigres, serpientes, culebras, cantiles (víboras), guardianes de los bejucos.

Y dijeron los Progenitores:

-¿Sólo silencio e inmovilidad habrá bajo los árboles y los bejucos? Conviene que en lo sucesivo haya quien los guarde.

Así dijeron cuando meditaron y hablaron enseguida. Al punto fueron creados los venados y las aves. En seguida les repartieron sus moradas los venados y a las aves:

-Tú, venado, dormirás en la vega de los ríos y en los barrancos. Aquí estarás entre la maleza, entre las hierbas; en el bosque os multiplicaréis, en cuatro pies andaréis y os tendréis. Y así como se dijo, así se hizo.

Luego designaron también su morada a los pájaros pequeños y a las aves mayores:

-Vosotros, pájaros, habitaréis sobre los árboles y los bejucos, allí haréis vuestros nidos, allí os multiplicaréis, allí os sacudiréis en las ramas de los árboles y de los bejucos. Así les fue dicho a los venados y a los pájaros para que hicieran lo que debían hacer, y todos tomaron sus habitaciones y sus nidos.

De esta manera los Progenitores les dieron sus habitaciones a los animales de la tierra.

Y estando terminada la creación de todos los cuadrúpedos y las aves, les fue dicho a los cuadrúpedos y pájaros por el Creador y Formador y los Progenitores:

-Hablad, gritad, gorjead, llamad, hablad cada uno según vuestra especie, según la variedad de cada uno. Así les fue dicho a los venados, los pájaros, leones, tigres y serpientes.

-Decid, pues, nuestros nombres, alabadnos a nosotros, vuestra madre, vuestro padre. ¡Invocad, pues, a Huracán, Chipi-Caculhá, Raxa-Caculhá, el Corazón del Cielo, el Corazón de la Tierra el Creador, el Formador, los Progenitores; hablad, ínvocadnos, adoradnos!, les dijeron.

Pero no se pudo conseguir que hablaran como los hombres; sólo chillaban, cacareaban y graznaban; no se manifestó la forma de su lenguaje, y cada uno gritaba de manera diferente.

Cuando el Creador y el Formador vieron que no era posible que hablaran, se dijeron entre sí:

-No ha sido posible que ellos digan nuestro nombre, el de nosotros, sus creadores y formadores. Esto no está bien, dijeron entre sí los Progenitores. Entonces se les dijo:

-Seréis cambiados porque no se ha conseguido que habléis. Hemos cambiado de parecer: vuestro alimento, vuestra pastura, vuestra habitación y vuestros nidos los tendréis, serán los barrancos y los bosques, porque no se ha podido lograr que nos adoréis ni nos invoquéis. Todavía hay quienes nos adoren, haremos otros seres que sean obedientes. Vosotros, aceptad vuestro destino: vuestras carnes serán trituradas. Así será. Ésta será vuestra suerte. Así dijeron cuando hicieron saber su voluntad a los animales pequeños y grandes que hay sobre la faz de la tierra.

Así, pues, hubo que hacer una nueva tentativa de crear y formar al hombre por el Creador, el Formador y los Progenitores.

Popol Vuh

¿Quieres saber más sobre los mayas?

Si te has quedado con ganas de saber más sobre esta increíble civilización y su mitología, te recomendamos que leas el artículo de EL NACIMIENTO DE LA RAZA HUMANA SEGÚN LOS MAYAS. En este artículo hablamos un poco más sobre cómo los Mayas creían que la raza humana llegó a la tierra.