Mitología

El Hades, El Inframundo

el hades, inframundo mural caronte

El reino del dios Hades, el lugar donde se juzgan las almas de los mortales siendo bendecidas o maldecidas.

Descubre los secretos ocultos en el inframundo griego.

Pequeña introducción

En este artículo sólo explicamos una pequeña parte de El Hades. Por lo que iremos aumentando la información en posteriores artículos, al igual que haremos con toda la Mitología Griega.

En próximas publicaciones, hablaremos más en profundidad sobre los ríos de El Hades, las secciones que lo componen, las leyendas en las que aparece y quiénes los habitan.

¿Qué es el Hades?

el hades, inframundo

El Hades, o inframundo en la mitología griega, es un paraje por debajo de la propia tierra gobernado por el dios Hades.

En éste, se juzgan las almas de los muertos, asignándolos a uno de los reinos del inframundo.

Si el alma era maligna, se le asigna al Tártaro donde sería condenado a sufrir grandes horrores por los días de los días.

Si, por el contrario, el alma fue virtuosa o heroica en vida, era conducida a los Campos Elíseos donde pasarían una eternidad tranquila y dichosa.

Y para las almas comunes (ni buenas ni malas), estaban los Prados Asfódelos donde pasarían la eternidad haciendo las mismas tareas de ciudadano que hicieron en vida.



El Barquero…

el hades, el barquero

Las almas, para entrar en el inframundo, debían cruzar el río Aqueronte por el que sólo se podía pasar dándole una moneda al barquero Caronte. La moneda que se le entregaba al barquero era un óbolo, la cual era una pequeña moneda griega hecha de plata.

En la tradición griega, era los familiares los que debían poner una de estas monedas bajo la lengua o encima de los ojos del difunto. De esta manera, el fallecido podría pagar a Caronte a cambio de cruzar el río.

Si al muerto no se le dejaba una moneda, se quedaría vagando en los Prados Asfódelos por toda la eternidad.

Una vez el alma pagaba a Caronte y cruzaba el río, se encontraba con Cerbero.

Cerbero era un perro de tres cabezas y, al tiempo, la mascota del dios Hades. Su trabajo era conceder el paso a las almas de los difuntos e impedir la fuga de cualquier alma del Hades. Aunque también guardaba que ningún mortal entrara.

A pesar de que el aspecto de Cerbero más habitual es la de un colosal sabueso de tres cabezas, Hesíodo lo describía como un perro de 50 cabezas y en el lugar de la cola tenía una serpiente. Sin duda alguna, es una forma interesante de imaginar al Can Cerbero.

Juicios en el Inframundo

el hades, asfodelos

Cuando las almas de los Prados Asfódelos van a ser juzgadas, son guiadas por el dios Hermes hasta el tribunal.

Éste está compuesto por Minos, rey de Creta, Éaco, rey de Egina y por Radamantis, el hermano de Minos. Y cuando la sentencia era dictada, se conducía a los condenados a sus respectivas regiones.

A las almas que carecían de maldad y virtud, se les devolvía a los Prados Asfódelos.

Las almas negras o malignas, eran llevadas al Tártaro y a las almas heroicas y virtuosas, se les guiaba hasta los Campos Elíseos.

En todos estos sectores, las almas quedaban encerradas para toda la eternidad excepto en los Elíseos, donde las almas virtuosas podían elegir reencarnar y volver a la tierra. Aunque era raro que quisieran hacerlo.



Algunas de las Obras Literarias que Hablan sobre el Hades

El hades Platon

Son muchos los que han escrito sobre este misterioso paraje. Pero una de las obras que trata con mayor detalle las características de El Hades es la Eneida, de Virgilio.

Mientras que dos de los relatos más antiguos que hablan sobre El Hades son La Odisea y La ilíada, de Homero. Y aunque otros autores, como Hesíodo, han hablado sobre este lugar, quienes introdujeron la idea de los Campos Elíseos fueron los Himnos Homéricos y Píndaro.

Conclusión

El inframundo de la antigua Grecia era el hogar de los muertos. Lo curioso e interesante es que, hubieses sido bueno o malo en vida, siempre acababas en una u otra parte de El Hades. Y no existe un cielo y un infierno, cuando morías acabas en el inframundo, sí o sí.